• Abriendo caminos

     

    En la medida que tú te aceptes con tus cosas buenas y malas, así aceptas a los demás.

    Imagina lo enriquecedora que puede ser una relación si decides mirar a la persona que tienes enfrente tal como es, liberándola de cualquier expectativa, exigencia o requerimiento que le haga responsable de tu bienestar. Quitando esta carga de la otra persona le trasmites que estarás ahí sin condiciones, que la admiras y que la quieres con sus cientos de defectos, miedos y manías porque eres consciente de que tú también los tienes. No pretendes que cambie en el momento que tu quieras, sino que aceptas sus tiempos y su proceso.

    Esta forma de hacer en cuanto a las relaciones abre un espacio muy valioso, donde automáticamente el otro se permite descansar, ser y confiar, sin pretensiones ni defensas que pesan y agotan.

    Saber que alguien te acepta ahora mismo, que no ve nada de malo en ti y admira el esfuerzo que haces porque es consciente que estás haciendo lo mejor que sabes, y no te exige más, es hermoso. Brindemos a quienes amamos esta presencia que acompaña, que abraza y oye sin juicios.

    Exprésales desde tú corazón:

     honro las batallas por las que estas transitando precisamente porque las desconozco… y quiero que sepas que no tienes que mejorar para ganarte mi amor, mi cariño o mi respeto, simplemente ya lo tienes porque te lo mereces. 

    NamastéAbriendo caminos

     

    Gracias Nane

    Un Fuerte Abrazo.