• III Retiro de Verano – ¨El Sendero del Mago¨

    Alqvimia

     

    En occidente, se considera que los magos son principalmente hechiceros y que practican la alqvimia para convertir un metal inferior en oro…. Aunque la palabra alqvimia es en realidad una clave.

    Significa convertir a los seres humanos en Oro, convertir nuestras cualidades inferiores de temor, ignorancia, odio y vergüenza en lo más precioso: el Amor y la Realización.

    Por lo tanto un maestro que pueda guiarnos a convertirnos en seres libres llenos de amor, es por definición, un Alqvimista.

    Es tan antigua como la humanidad. No es una vana ilusión de intentar convertir el plomo en oro, aunque bien aplicada tal vez pueda conseguirlo. Eso ya es Alquimia.

     

    “el mago es el maestro de la alquimia.

    La alquimia es la transformación.

    La búsqueda de la perfección se inicia a través de la alquimia.

    Somos el mundo.

    Cuando nos transformamos, el mundo e n el cual vivimos también se transformará.

    Las metas de la búsqueda – heroísmo, esperanza gracia y amor – son el legado de lo eterno.

    Para reclutar la ayuda de un mago, debemos ser fuertes en la verdad, no obstinados en nuestros juicios.¨

     

    ¨Alquimia¨ es una palabra que procede del árabe al-kīmiyā (ءايميكلا) o al-khīmiyā (ءايميخلا), y ésta procede del 20090525040411-conexiongriego khumeia ( χυμεία ) que significa “verter juntos”. Habla de mezclar o interaccionar. Al mismo tiempo, existe el término griego khēmia ( χεμία ) que significa “transmutar”. También podría derivar del copto khēme, que se deriva del demótico kmỉ que viene del egipcio kmt y que sirve para designar a la propia tierra egipcia, por lo que a veces se vincula la alquimia con artes egipcias antiguas. La Alquimia es una antigua práctica “protocientífica” y toda una disciplina filosófica que es fuente de elementos como la química, la física, la metalurgia, la cosmética, la medicina, la astrología, la semiótica (estudio de los signos o símbolos y de la causalidad o sincronicidad), el mistic
    ismo, el espiritualismo y el arte; no sólo se practicó en el Antiguo Egipto, sino también en: Mesopotamia, Persia, India, China, Antigua Grecia, Imperio Romano, Imperio Islámico, y después en Europa hasta el siglo XIX. Es tan antigua como la humanidad. No es una vana ilusión de intentar convertir el plomo en oro, aunque bien aplicada tal vez pueda conseguirlo. Eso ya es Alquimia.

     

     

     

    La alquimia es el arte de la transformación. Según las enseñanzas de los magos, los secretos de la alquimia existen para hacer pasar a los mortales de un estado de sufrimiento e ignorancia a un estado de iluminación y dicha

    La Alquimia es la ciencia que intenta comprender y explicar la naturaleza de las cosas, el por qué todo cambia, de donde viene eso y hacia donde nos lleva, que es ese cambio…   y como nos volvemos partícipes.

    Hoy en día la gente vive en el mundo de los magos tanto como lo hicieron las generaciones pasadas. Joseph Campbell, gran estudioso de la mitología, decía que cualquier persona que espera en una esquina a que el semáforo se ponga verde para cruzar la calle, en realidad está esperando entrar en el mundo de los actos heroicos y la acción mitica. Lo que sucede es que no vemos nuestra oportunidad, y cruzamos la calle sin ver la mitica entrada en el andén.

     

    … Un Mago puede convertir el temor en alegría, la frustración en realización. Un Mago puede convertir lo temporal en Eterno. Un Mago puede llevarnos más allá de nuestras limitaciones hacia lo ilimitado.

     

    Nada se aprende realmente hasta que se vive. Una vez que la razón, la experiencia y el espíritu se unen, se abre el sendero del mago y todo está dispuesto para la alqvimia. La sabiduría que llevamos dentro es como una chispa que, una vez encendida, no se extingue jamás.

    Nos encontramos inmersos en un mundo orgánico Maya, ese es nuestro punto de partida, y como se postulaba con la ley de la sincronicidad  cada acontecimiento de nuestra vida externa responde a situaciones similares internas, con lo cual toda la existencia no es mas que un espejo de nosotros mismos, sin conexión aparente, por lo que el primer paso es conocer y comprender nuestro ser orgánico, sus manifestaciones y reacciones.

     

    En un cuerpo orgánico hasta  los siete primeros años de edad, el hemisferio derecho cerebral es muy activo, se cristalizan casi todas las manifestaciones que utilizaremos a lo largo de nuestra vida, tras ese periodo y con el hemisferio izquierdo ya maduro, se introducen pocos cambios, sólo matices, variaciones, pero las manifestaciones son las mismas. Las aprendemos a través de los centros motores, emocionales y mentales.

    Sólo conociendo exhaustivamente las manifestaciones del ser orgánico podremos establecer una estrategia que nos permita usarla como herramienta para el despertar, en vez de dejarnos arrastrar por ellas hacia la inconciencia.

    Para ello usaremos la observación imparcial, no la observación ordinaria, sino lo que en oriente se llama desapego o no-identificación.

    La impecabilidad es la clave de cambio interior, el código de honor del alquimista e implica ser responsable (el que responde de sí), con atención, sencillez, humildad, entereza, darse cuenta, aceptación, comprensión, perdón, no-reacción, no-juicio, perseverancia, generosidad, templanza, alerta, confianza, pureza de intención, sinceridad, justeza, coraje, dignidad e imparcialidad

    Poco a poco, se irán produciendo ciertos cambios químico-orgánicos, al principio sutil,  después cada vez más tangibles, hasta que adquirimos la maestría (de los tres centros) necesaria para reunir la energía suficiente para salir de la realidad aparente y acceder a lo Real.

     

    Entonces habremos transformado la ¨ materia prima ¨ o plomo en ¨ lapis ¨ u oro.

     

    La alqvimia solo podrá realizarse con el regreso de la inocencia. La esencia del Mago es la transformación.

    book_imagination-1600x900

    Los 7 Pasos de la Alqvimia.

    • La inocencia
    • El nacimiento del ego
    • El nacimiento del realizador
    • El nacimiento del dador
    • El nacimiento del buscador
    • El nacimiento del vidente
    • El espíritu.

     

     

     

    ¿Quién soy yo?” es la única pregunta que vale la pena hacerse y la única que nunca se responde.
    Nuestro destino es representar una infinidad de papeles, pero esos papeles no somos nosotros mismos.
    El espíritu no tiene lugar pero deja tras de sí una huella a la cual llamamos cuerpo.
    Un mago no se considera a sí mismo un suceso individual que sueña un mundo más grande.
    Un mago es un mundo que sueña a través de sucesos individuales.

     

     

     

    portada evento

     

    Gracias    Inma Muñoz