• ESCORPIO Y EL SEXOESCORPIO Y EL SEXO
    Escorpio pertenece a la triada reproductora, siendo el segundo signo fijo de la triplicidad del elemento Agua, es decir, su energía es interna, y fiel por excelencia, en este caso, su fidelidad guarda relación con los sentimientos representados en su elemento agua. Escorpio es regido por dos planetas, Marte y Plutón.

    Marte es la energía dinámica, de lucha, infatigable y siempre está dispuesto al sacrificio. Nunca hace las cosas con disimulo, pues es amigo de la sinceridad, de ahí su lengua sarcástica y su humor tan característico. Marte también representa la capacidad de salirse de sí mismo atravesando el límite del otro y penetrando en su campo. Se le reconoce no sólo por su ira sino por el intenso deseo, sobre todo sexual.

    Y Plutón, impulsa a Escorpio a vivir experiencias límite donde lo insta a autodestruirse para renacer, por eso se le asocia con la devastación y la muerte, porque… NO HAY TRANSFORMACIÓN SIN LA PÉRDIDA DE LA IDENTIDAD EXISTENTE. El temor que inspira este proceso aparece cuando lo que debe perder la forma es su propia mente consciente, sintiéndose como verterse en algo más grande que lo contiene. Así, lo que muere vuelve a la vida.

    En Escorpio, encontramos el fuego de Marte que caldea las emociones internas a través de Plutón, dando lugar a toda clase de estados pasionales. Físicamente rige los órganos sexuales donde emocionalmente los arma para el combate, y allí, los elementos imprescindibles para la fecundidad producen la vida.

    A Escorpio le pertenece la casa VIII de la rueda zodiacal, donde dos personas, cada una de ellas con su propio temperamento, intentan unirse y fundirse en uno. Esta casa se la relaciona con la muerte por el proceso de transformación profundo que llevarán a cabo ambos, donde sus “yo” separados sentirán que mueren, hundiéndose en un mundo ajeno, y mediante el sexo y la intimidad descubrirán y compartirán partes de ellos mismos que normalmente se mantenían ocultas, volviendo a renacer en un nosotros. El sexo puede ser por tanto, una mera liberación temporal que hace sentir bien o puede contener la experiencia transcendente de la unión con otro ser y, en las cumbres del éxtasis, olvidar y abandonarse para fundirse con el otro.

    En las relaciones muy intensas todos descendemos a las profundidades de nuestros infiernos donde bullen las pasiones, la necesidad de poder y dominio, y también las fantasías destructivas, ocultas tras la más gentil de las fachadas. Pero solamente si reconocemos y aceptamos a “la bestia” que hay en nosotros tendremos la posibilidad de transformarla. No podemos cambiar nada sin ser conscientes de ella. Por eso, el aspecto más oscuro de nuestra naturaleza debe ser traído a la luz antes de que podamos limpiarnos, regenerarnos o volver a nacer. De ahí que se hable de las relaciones como catalizadores de cambio, que limpian y regeneran. Y, al volver a conectar con la fuente de energía y encontrar apoyo interno en ella, terminaremos por liberar ese bloqueo.
    De esta forma se comprende por qué el sexo es relacionado con Escorpio.

    Palabras clave de Escorpio: REGENERACIÓN, REPRODUCCIÓN y PURIFICACIÓN.

    ASTROCONOCIMIENTO (Astrología Kabbalística)

     

    Inma Vázquez