• Nada real puede ser amenazado.

    Nada irreal existe.

    En esto radica la Paz de Dios.